MANUEL ESPAÑAJULIA ALBALADEJO
Vienen a Murcia el Día del Bando de la Huerta. ¿Les han avisado?
No sabía que era ese día… Hemos pasado muchas veces por Murcia, tenemos grandes amigos allí, y sé que ese día hay un gran ambiente, que todo el mundo está en la calle.

Y todos vestidos de huertanos, así que como se descuiden…
Una vez me querían vestir, pero al final me libré… Yo soy más de pantalones pitillo y mis Converse; pero igual me animo, que tengo chaleco.

¿Qué van a ver los murcianos?
Tengo que decir, sin ser pelota, que Murcia es una ciudad muy roquera y melómana. Y la gente que venga verá una Guardia renovada y con ganas de dar caña. Intentaremos que disfruten y que se olviden un poco de lo malo. Y habrá canciones no previstas, alguna versión…

En ocasiones han dicho que su lema es «ensayar es de cobardes», así que lo que Dios quiera, ¿no?
(risas) Sí, alguna vez lo he dicho y creo que hasta hicieron un grupo en Internet con la frase… Al final voy a pasar a la posteridad por eso y no por Cuando brille el sol (risas). Pero eso no es para la gente que empieza, ¿eh? Hay que ensayar. Pero en casos como el nuestro, hace que se pierda frescura y no es divertido.

Y si uno deja de pasárselo bien sobre el escenario…
Si no lo pasas bien el público tampoco. Nosotros, siempre dentro de un guión, preferimos estar abiertos a cualquier cosa.

Tienen más experiencia y son mejores músicos… ¿Han perdido algo también en estos años?
Si hemos perdido algo es el miedo al ridículo. Al principio estábamos muy centrados, éramos más puntillosos y tímidos –que se confunde muchas veces con chulería– y nos daba más respeto el escenario. Ahora valoramos lo que tenemos y lo que hemos aprendido. Estamos en una etapa bonita, porque somos ya maduritos pero se ha unido a nosotros gente nueva… Y lo más bonito es ver que las generaciones que llegan no te desechan.

Con casi 30 años de carrera a las espaldas, ¿no dan ganas de dejarlo todo y vivir de las rentas?
Bueno, en nuestro caso desde luego las rentas no nos dan para eso (risas), y yo tampoco concibo la vida sin la música. Además, somos de los pocos grupos que estamos tocando sin parar, hay que dar las gracias. Y somos como una familia, cuando estamos dos o tres semanas sin vernos nos echamos de menos y hasta nos llamamos por teléfono.

¿Se vivía mejor en los 80 y los 90, sin tanto Internet y sin piratería?
Se ganaba más dinero, eso sí. Ahora, si eres un desaprensivo, solo con un clic tienes el disco gratis. Lo bueno es que las nuevas tecnologías nos permiten comunicarnos de tú a tú con los seguidores y les ponemos cara a muchos que son casi del equipo. La gente es muy cariñosa y así podemos devolver algo. Todos tenemos Facebook, Twitter… A mí me divierte, me gusta hablar de todo y cuelgo muchas fotos, digo tonterías; el día menos pensado me lo cierran (risas).

Muchos les habrán dicho eso de que sus canciones son la banda sonora de sus vidas… ¿Recuerda alguna historia especial?
Nos han contado cosas muy bonitas, por ejemplo gente que ha usado Cuando brille el sol como marcha nupcial; y más de una vez me han pedido que llame al novio o a la novia para dar una sorpresa. Y muchas personas asocian las canciones de La Guardia a su época de travesuras, las primeras salidas…

Cuando un joven le dice que de mayor quiere ser como usted, ¿le da nostalgia, envidia, lástima por la situación actual…?
Tengo dos hijas, una tiene un grupo y yo me cuelo en los ensayos, aprendo muchísimo y recuerdo mis inicios… Tienen mejores instrumentos y es más fácil aprender, pero se ha perdido ese encanto de ir probando y atreverse. Ahora también es más difícil destacar y no hay por ejemplo espacios musicales en la televisión, solo hay concursos y ´realities´ que hablan de la vida de no sé quién. En eso nosotros tuvimos mucha suerte, porque a los dos meses ya estábamos grabando.

Y a usted, ¿qué le gustaría ser de mayor?
Buena gente (risas). Si tengo que decir un sueño, me gustaría que nuestra música llegase más lejos, que cruzara el charco. Y llegar al 30 aniversario, el año que viene ya, y hacer un DVD con los amigos. Quiero seguir creciendo y tocando.

Dijeron que su disco Tumbado al borde de la luna era más optimista, ¿es cosa de la edad eso de ver el lado positivo de la vida?
Es verdad que se valora mucho más lo positivo… Quizá porque ves que te queda menos tiempo, y empiezas a dar importancia a lo que de verdad la tiene y a quitársela a lo que no. Antes una tontería podía estropearme algo bonito y ahora intento llenar siempre mi vida de cosas buenas; que lo malo viene solo.

¿Hay algo sobre lo que nunca haría una canción?
No suelo hacer canciones combativas; mi forma de luchar contra lo que no me gusta es hacer lo que me gusta. Siempre estamos metidos en algún fregado para ayudar, pero no haría por ejemplo canciones políticas. No me gusta mezclar cosas que no tienen nada que ver con La Guardia.

Anuncios

Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s